RESUMEN         


La iniciativa tiene como objetivo mejorar la alimentación de los trabajadores chilenos haciéndola más mediterránea, con el propósito de disminuir el impacto de las enfermedades crónicas como obesidad, arteriosclerosis y diabetes, mejorar la calidad de vida de los trabajadores y mejorar su rendimiento laboral.

La Universidad Católica a través de su Facultad de Ciencias Biológicas, creó el Programa de Alimentación Laboral (PAL) para investigar la alimentación de los trabajadores chilenos y promoverla como herramienta de cambio para la prevención y mejoría del síndrome metabólico de alta incidencia en la población adulta nacional.

El síndrome metabólico se reconoce por la existencia de tres o más de los siguientes factores principales de riesgo cardiometabólico: obesidad abdominal, hipertensión, hiperglicemia, triglicéridos altos y colesterol bueno bajo. Hoy se considera que el síndrome metabólico es la etapa inicial de enfermedades crónicas como obesidad, arteriosclerosis, diabetes e hipertensión. Estas enfermedades afectan la calidad de vida de los trabajadores y su productividad en la empresa. Este programa, cuenta ya con el auspicio de la ACHS y DOLE y con el apoyo de: Fundación Chile, ChileOliva, SONAPESCA y la Asociación de Viñas de Chile.

El doctor Federico Leighton , dirige este programa que agrupa a destacados académicos del Departamento de Nutrición y otros de la Universidad Católica , el que se inició en Marzo de 2006. El PAL es un esfuerzo conjunto de la universidad, del sector privado ligado a la producción agro-alimentaria y de organismos que velan por la seguridad del trabajador, en abierta comunicación con autoridades de Gobierno, para mejorar la calidad de vida del trabajador chileno a través de su alimentación.

Según la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) la mala alimentación laboral causa pérdidas de hasta 20% en la productividad, ya sea debido a problemas como la desnutrición que afecta a mil millones de personas en el mundo en desarrollo, o al exceso de peso que sufre una cantidad similar de personas en países industrializados, y que es ya el caso de Chile.

El PAL, que aspira a impulsar un programa nacional de optimización de la alimentación laboral, aborda inicialmente dos tareas: una encuesta nacional que caracterice la alimentación laboral de los trabajadores desde el punto de vista de ellos y del de las empresas para las que trabajan; y un estudio de intervención en casinos de empresas. El estudio en casinos evaluará los cambios en la salud, percepción de bienestar y rendimiento laboral de empresas piloto intervenidas durante doce meses, las que incorporarán oferta de una dieta más mediterránea (mediterranización de la dieta), y cuyo seguimiento se evaluará cuantitativamente mediante parámetros clínicos, nutricionales, bioquímicos, de rendimiento laboral y de percepción de bienestar.

En el curso del año 2006 se realizará la encuesta de caracterización de la alimentación laboral en Chile, la que abordará el tema desde el punto de vista del trabajador, para saber si recibe alimentación laboral o instrumentos que le permitan obtenerla, y cuán mediterránea es esta alimentación; y a través de las empresas, se establecerá las diferentes maneras en que estas abordan la alimentación de los trabajadores. Esta información, más algunos estudios ya disponibles y las normativas legales existentes, permitirán establecer un diagnóstico, requisito necesario para definir un plan de apoyo nacional.

La Universidad Católica, junto a la ACHS, DOLE y otros participantes en el PAL están diseñando el programa que a partir del 2007, permitirá expandir a nivel nacional el objetivo de mejorar la salud de los trabajadores a través de la mediterranización de su dieta, contribuyendo a la vez al estudio de las causas y los mecanismos de control del Síndrome Metabólico.

El PAL, mediante la realización de diversos congresos, libros, visitas internacionales y otros, globalizará su experiencia, ayudando a promover en el mundo la dieta mediterránea y los alimentos que Chile “Potencia Alimentaria” produce, como una estrategia de valor global para combatir el Síndrome Metabólico que se reconoce como la epidemia de siglo XXI. Hay argumentos que nos permiten afirmar que Chile es una “Potencia Alimentaria Saludable”.

[CERRAR VENTANA]